identificación por radiofrecuencia

La Identificación por Radiofrecuencia

La identificación por radiofrecuencia es la próxima ola en la evolución de la informática.Se trata de una tecnología que conecta objetos a Internet, por lo que se les puede rastrear y las empresas pueden compartir datos sobre ellos.

identificación por radiofrecuenciaEl concepto es simple: se coloca un microchip o transpondedor con una antena en un elemento y luego se usa un lector (un dispositivo con una o más antenas) para leer datos del microchip utilizando ondas de radio. El lector pasa la información a una computadora, de modo que los datos se puedan usar para crear valor comercial.

Existen muchos tipos diferentes de sistemas de identificación por radiofrecuencia, RFID, y su instalación y uso para generar datos que puedan usarse para reducir costos o aumentar la eficiencia es un desafío. Es importante elegir el tipo correcto de sistema de RFID para una aplicación en particular. También es importante trabajar con un integrador de sistemas con experiencia para asegurarse de que el sistema esté instalado y configurado correctamente.

El propósito de esta publicación es presentar los principios básicos de la tecnología RFID. Comprender las principales diferencias entre los distintos tipos de sistemas le ayudará a trabajar con el integrador, como lo es Iqia para elegir la tecnología de RFID adecuada para sus necesidades.

La gran mayoría de las etiquetas RFID o transpondedores utilizan un microchip de silicio para almacenar un número de serie único e irrepetible y, por lo general, información adicional. Hay dos amplias categorías de sistemas de identificación por radiofrecuencia, RFID: sistemas pasivos y activos . Las etiquetas pasivas RFID no tienen un transmisor; simplemente reflejan la energía de retorno (ondas de radio) provenientes de la antena del lector. Las etiquetas activas tienen su propio transmisor y una fuente de alimentación, por lo general, pero no siempre, una batería (las etiquetas activas podrían extraer energía del sol u otras fuentes). Transmiten una señal para transmitir la información almacenada en el microchip. (También hay etiquetas RFID semi-pasivas y con batería asistida, que son adecuadas para aplicaciones específicas.)

Sistemas activos de RFID

Las etiquetas activas se utilizan en activos de gran tamaño, como contenedores de carga, vagones de ferrocarril y grandes contenedores reutilizables, que deben rastrearse a largas distancias (en un patio de distribución, por ejemplo). Por lo general, operan a 455 MHz, 2,45 GHz o 5,8 Ghz, y generalmente tienen un rango de lectura de 20 a 100 metros.

identificación por radiofrecuenciaEn términos generales, hay dos tipos de etiquetas activas: transpondedores y señalizadores. Los transpondedores activos se despiertan cuando reciben la señal de un lector. Estos se utilizan en la recolección de pago de peaje, control de punto de control y otros sistemas. Cuando un automóvil con un transpondedor activo se acerca a una caseta de peaje, un lector de la caseta envía una señal que activa el transpondedor en el parabrisas del automóvil. El transpondedor luego transmite su identificación única al lector. Los transpondedores conservan la vida útil de la batería haciendo que la etiqueta transmita su señal sólo cuando está dentro del alcance de un lector.

Los señalizadores se utilizan en la mayoría de los sistemas de localización en tiempo real (RTLS), donde es necesario rastrear la ubicación precisa de un activo. En un RTLS, un señalizador emite una señal con su identificador único a intervalos preestablecidos (puede ser cada tres segundos o una vez al día, dependiendo de cuán importante es conocer la ubicación de un activo en un momento particular en el tiempo) . La señal del señalizador es captada por al menos tres antenas de lector colocadas alrededor del perímetro del área donde se rastrean los activos. Los RTLS generalmente se usan afuera, por ejemplo, en un patio de distribución, pero los fabricantes de automóviles usan los sistemas en grandes instalaciones de fabricación para rastrear repuestos de piezas.

Las etiquetas activas tienen un rango de lectura de hasta 100 metros y se pueden leer con fiabilidad porque transmiten una señal al lector.

La identificación por radiofrecuencia es la próxima ola en la evolución de la informática.

Esta es la primera publicación de tres que serán consecutivas.

*Fuente: RFID Journal

¡Gracias!

Iqia, su aliado en soluciones de RFID.